El pasteurizador nunca puede faltar en una heladería artesanal. G.I.Gelati, distribuidor exclusivo para las provincias de Módena, Reggio Emilia y Parma, de equipos Carpigiani, siempre tiene la solución adecuada a cualquier exigencia.


El Pasteurizador es una máquina que calienta las materias primas y los semielaborados, a una temperatura tal (85 °C) que reduce considerablemente la carga bacteriana. El proceso presenta la ventaja de conservar todas las propiedades nutritivas de los alimentos, a diferencia de la esterilización. El calentamiento actúa al mismo tiempo de solubilizante y mezclador de los diferentes ingredientes del helado artesanal.

En el proceso de pasteurización, tras haber alcanzado los ingredientes los 85 °C, se refrigeran rápidamente utilizando un sistema frigorífico a +4 °C.

De hecho el impacto térmico permite destruir casi completamente la carga microbiana de la mezcla HELADO, garantizando su seguridad sin alterar sus propiedades organolépticas.

La bomba intercambiadora monolítica con «baño María en seco», patentada por Carpigiani, garantiza la alta micronización de los glóbulos de grasa a dimensiones mínimas de 2 a 5 micras, para obtener helados más cremosos, y permite trabajar también con cargas reducidas sin miedo a quemar la mezcla. Además, todos los pasteurizadores Carpigiani están dotados de programas varios para producir mezclas de helado base, completas y yogures, además de programas libres, así como características técnicas que permiten pasteurizar y posteriormente esterilizar las máquinas, de modo sencillo, y con un ahorro de tiempo importante, respetando las normativas de seguridad alimentaria más restrictivas.

Mostrando todos los resultados (8)